Contacto


Ya ha llegado la Semana Santa, esa época del año en la que los pequeños tienen vacaciones y los adultos trabajadores encuentran un gran número de días festivos y de descanso. Pero también, en nuestro barrio, el Cabanyal, se celebra la Semana Santa Marinera, cuyas festividades tienen un gran impacto en la zona, comparándose con el conseguido por las Fallas.

La Semana Santa Marinera es ya toda una tradición en los Poblados Marítimos, y en ella se vuelcan más de 30 cofradías con numerosos actos y procesiones rememorando la historia católica con gran devoción. Su acto más importante es sin lugar a duda el Entierro, en el que participan todas las cofradías, convirtiéndose en una procesión de muchas horas de duración y cientos de participantes. Otros actos muy importantes son la Visita a los monumentos, la última Cena y el Desfile de Gloria.

La historia de esta gran celebración viene de mucho tiempo atrás y fue iniciada por pescadores y marineros. Aunque es difícilmente comparable, estos pescadores también padecían unas condiciones infrahumanas de vida, sorteando los peligros del mar, muriendo muchas veces tragados por el agua. La Semana Santa era una buena manera de plasmar esos sentimientos. Dentro de la Semana Santa hay muchos elementos que nos evocan el dolor y el sufrimiento como la costumbre de portar al Cristo al hombro de las numerosas personas que le acompañan en su salida.

No se sabe a ciencia cierta la fecha del comienzo de estas festividades. Algunos datan esta tradición en una fecha cercana al año 1400. El primer documento escrito sobre la Semana Santa Marinera está datado en 1847.  Aunque si se conoce el momento en el que estas festividades comenzaron a transformarse y convertirse en lo que son actualmente. Fue en 1920 cuando muchas de las cofradías que conocemos hoy en día fueron fundadas. Después, estas festividades se paralizaron con la Guerra Civil española, para volver una vez esta terminó.

La Semana Santa tiene muchas curiosidades, pero nos gustaría quedarnos con la costumbre de, durante la noche de gloria, tirar agua y viejas piezas de la vajilla por la ventana como simbología de la renovación, de dejar atrás lo viejo para dejar entrar a lo nuevo.

Por desgracia, este año el tiempo no ha acompañado a la Semana Santa. La lluvia ha hecho que se suspendan varias procesiones y actos. Desde este blog queremos mandar ánimo a todos aquellos amantes de la Semana Santa Marinera que este año se están viendo privados de esto. Aunque no hay que preocuparse ni lamentarse. El año que viene volveréis con más fuerza que nunca.